Creando Historias

blog_img_3

Por: Neena Singh

Megan es una niña de cuatro años que padece de Síndrome de Down. Ella, a pesar de las condiciones que tiene, sigue hacia delante. Lastimosamente, he tenido la oportunidad de estar poco tiempo con Megan, pero los momentos que pase con ella fueron suficientes como para poder saber lo maravillosa que es.

Al compartir con Megan, pude notar que es una niña muy amable y amistosa, ya que desde que la conocí me abrió las puertas de su vida para poder jugar con ella. El único juego que jugamos fue tirarnos la pelota, y si, puede parecer absurdo, pero la manera en la que la tiraba me demostraba la felicidad que tenia al jugar con mis compañeras y conmigo.

Además, pude notar que es muy cariñosa, porque siempre que le pedíamos abrazos, nos lo daba con una felicidad y emoción.

Esta linda experiencia en Olimpiadas Especiales me enseñó que hay que aprovechar todo lo que tenemos . También, aprendí que además de las dificultades que uno tiene en la vida, siempre hay que seguir hacia delante con una sonrisa.

Por último, estoy muy contenta de haber tenido esta oportunidad, ya que conviví con personas magníficas que impactaron mi vida de una manera asombrosa.

Deja un comentario