Experiencia en la Olimpiadas Especiales 2016

blog_img_2

Por: Georgina Bern

En el poco tiempo que fui voluntaria en las OE me di cuenta que hay tanto que decir de esta hermosa organización, y no hay suficientes palabras para expresar lo feliz que me sentí solo con estar ahí.

Todas las atletas iniciaron con un sentimiento de curiosidad hacia nosotras, pero poco a poco nos trataban como a cualquiera: con increíble amabilidad y con enormes corazones.

Se puede ver lo mucho que adoran al deporte y a sus maestros, que sin importar las más pequeñas diferencias, para él o ella todos son iguales.

Cada persona, sea profesor, voluntario, o atleta de las Olimpiadas Especiales, trabajan más duro de lo que todos se imaginan.

En mi opinión, más personas deberían visitar este maravilloso lugar para que puedan conocer a estas bellezas de personas.

En verdad me encantaría regresar otra vez a contribuir en las OE el próximo año.

Deja un comentario